La petrolera cuenta también con un escenario en el que el precio del crudo baje todavía más: hasta los 50 dólares por barril. En este caso, se reduciría la caja a la mitad. La compañía presidida por Antoni Brufau destinará 3.600 millones de euros a dividendos bajo la fórmula de scrip dividend, según el plan remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Del total del dividendo, 1.400 millones de abonarán en 2016 y 2017 y el resto, en los tres años siguientes. El plan permitirá a Repsol reducir su volumen de inversión en un 38% a través de desinversiones por valor de 6.200 millones de euros. Otra de las medidas previstas por Repsol es una reducción de plantilla que afectará 1.300 trabajadores durante los próximos años.