Pues bien, el problema viene cuando se confunde una “vaga experiencia laboral” con una “marca personal asentada”. Por ejemplo, cuando se dice “Diez años de experiencia en gestión de proyectos”, no está refiriéndose a nada que lo distinga del resto, así las cosas, ¿cómo va a ser una marca personal esta descripción?

Una marca personal es una estrategia de venta en el mercado donde tú ofertas algo particular para un puesto de trabajo específico. No te dejes engañar con eslóganes manidos…

Cuando comuniques en una entrevista o en tu CV tu “marca personal”, has de dar algo memorable que recuerden y que te distinga del resto, para no ser uno más del montón.

¿Qué tienes que hacer entonces para no cometer un error cuando vendas esta marca? Saber qué haces, averiguar qué habilidades tienes, saber qué combinación de rasgos positivos tienes, determinar el tipo de resultados que has obtenido anteriormente. A menudo tu marca será la misma para distintas posiciones o puestos, solo has de aderezarla con el contenido idóneo. Ante todo recuerda, tu marca es polifacética.

Tu marca debe de basarse en tu historia y metas, por lo que no te preocupes si suena pomposo, son hechos reales de los que debes de sentirte orgulloso.