El inversor ha vehiculado la compra de acciones a través de la sociedad Hingdom Holding, de la que controla el 95% del capital. La participación de Alwaleed en Twitter ronda los 1.000 millones de dólares (891 millones de euros), y sitúa al magnate saudí solo por detrás de Evan Williams, cofundador de la red social (6,8%) y de Morgan Stanley (5,6%).

El interés del príncipe saudí en la red de microblogging empezó en 2011, dos años antes de que la compañía saliera a bolsa. En aquel momento Alwaleed pagó 300 millones de dólares por alrededor del 3% del capital de la empresa. Ahora ha gastado 50 millones de dólares en acciones del grupo estadounidense, con lo que aumenta un 0,72% su participación en el capital de la red social.

Dorsey redefinirá el negocio

Jack Dorsey fue renovado este lunes como CEO de Twitter para redefinir el negocio de la compañía, que se enfrenta a un estancamiento de sus usarios y unas pérdidas de 137 millones de dólares en el segundo trimestre de este año. Para lograr que los ingresos al alza de la red de microblogging den beneficios, Dorsey se plantea ampliar el máximo de 140 caracteres por tuit.