"
"

¿Por qué deberías de renunciar a tu trabajo?

Cambiar es necesario, los ciclos son temporales y el miedo a lo desconocido posiblemente no te lleve a nada. Sí, es un tópico que, llegada la hora, es difícil de cumplir.

Compartir

Identificar cuándo es el momento de evolucionar es la clave para un rendimiento pleno y una motivación completa. Eso sí, antes de irte esfuérzate por dejar una buena impresión, y cuida las relaciones con compañeros y jefes en la medida de lo posible.

¿Por qué podemos dejar un trabajo? Falta de interés, un sueldo bajo o unos horarios y situación pocos adecuados. Sea cuales sean las razones, no olvides seguir estos consejos antes de decirle chao a la oficina:

Piensa en el futuro, no te dejes llevar por impulsos

Planea de forma concisa tu forma de salida y lo que es más importante, tu forma de entrada a otro empleo.

Sé oportuno en el momento de hablar con tu jefe

No esperes que sea un buen momento solo para ti, sino también para él y la empresa. Además, tener unos ahorros se convierte en un “must” si no tienes un plan de futuro muy estable.

Hazlo con anticipación y prepárate para negociar tu marcha

No te quedes de brazos cruzados, te vas por algo y házselo entender a tu mandamás. Una buena negociación será tu pasaporte a otra meta más atractiva.

Ofrece tu ayuda para cubrir tu puesto

Será una iniciativa que se valore y se tenga en cuenta al mismo tiempo que dejas un buen sabor de boca laboral.