A pesar de que el último informe publicado por la OCDE sobre el empleo en sus países miembros sitúa la tasa de desempleo juvenil en un 7,5% de media, algunos de sus países la cuadruplican llegando incluso a superar el 30%. Hablamos de países como España, Grecia, Sudáfrica, Italia y Portugal, que son los países con más jóvenes parados dentro de la OCDE y tienen las siguientes tasas de desempleo juvenil:

1. España
53,2%

2. Grecia
52,4%

3. Sudáfrica
51,3%

4. Italia
42,7%

5. Portugal
34,8%

La OCDE señala en el informe que la tasa de desempleo juvenil alrededor del mundo ha crecido casi un tercio más desde 2007. También lo ha hecho el desempleo juvenil de larga duración, ya que, según los datos revelados por el informe, uno de cada cinco jóvenes entre 15 y 24 años está sin trabajo durante más de 12 meses, incluso en países que ya han pasado la parte más dura de la crisis como Australia, Nueva Zelanda y Suecia.

En total, son 22 millones de jóvenes los que no tienen empleo, no estudian y no reciben ningún tipo de formación académica. Además, la OCDE señala que dos tercios de estos jóvenes han parado de buscar trabajo, están acostumbrados a pasar largos periodos de tiempo sin trabajar y son propensos a percibir salarios muchísimos más bajo de los que han percibido sus padres a lo largo de sus vidas.

Vista la situación, la OCDE no ha dudado en lanzar una serie de propuestas dirigidas a los gobiernos de los países miembros de la organización con el fin de combatir el desempleo juvenil. Entre ellas: mejorar la calidad del aprendizaje, fortalecer las perspectivas de empleo a largo plazo y cambiar las políticas de empleo enfocándolas a facilitar el acceso al empleo.