Intenta adaptar tus habilidades aprendidas en tu ámbito laboral

Puede resultar difícil pero no, solo has de buscarlo. Por ejemplo si estudiaste periodismo y te dedicas a la contabilidad de una empresa familiar, ¿por qué no dedicarte al blog de la compañía y así mejoras tus dotes de escritura?

Pide más responsabilidades a tu jefe

Las metas laborales te harán crecer en todos los sentidos, incluido el terreno personal. Crear un ambiente de competición sano en la oficina hará que tus habilidades de trabajo mejoren y, te guste o no tu ocupación, te hará quedar como alguien responsable y con metas futuras.

Ocúpate o abre un blog corporativo y acóplate a los medios actuales

Puede resultar un trabajo agradable y además te hará un activo necesario entre las filas de tus compañeros. Saber cómo está el mercado a través de las nuevas redes te permitirá mejorar tus conocimientos futuros y habilidades que podrás poner en práctica más adelante en tu propia idea corporativa.