Sandra Benbeniste, directora de IbizaPreservation desde hace ocho años, es licenciada en Derecho y Economía por la Universidad de Deusto, especializada en desarrollo y medio ambiente en la London School of Economics. Pasó cinco años trabajando en America Latina, en una fundación privada en Costa Rica y Guatemala y en México con Naciones Unidas antes de regresar a España.

A pesar de ser barcelonesa de nacimiento, Ibiza ocupa desde pequeña una parte muy importante en el corazón de Benbeniste. La vinculación familiar y afectiva de Sandra con la isla y su necesidad de aplicar la experiencia adquirida tanto en America Latina como en España para compatibilidad entre desarrollo y medio ambiente, llevaron a Sandra a dirigir IbizaPreservation.

¿Qué es IbizaPreservation?

IbizaPreservation es una fundación que trabaja para conservar el valor natural y la belleza de Ibiza y Formentera. Es preciso promover un cambio para que la economía de las islas, basada en el turismo, evolucione hacia un modelo respetuoso con la conservación de su valioso patrimonio ambiental y cultural. Para contribuir a este cambio desde IbizaPreservation articulamos, impulsamos y financiamos proyectos ambientales y de conservación de la biodiversidad y de los recursos naturales terrestres y marinos.

Desde que naciese IbizaPreservation hace más de 10 años, ¿en qué punto estaban las islas en aquel momento y en qué punto están ahora?

Cuando empezamos a trabajar, hace 12 años, existía menos conciencia por parte de todos los sectores sobre la importancia del medio ambiente. En estos años hemos contribuido a lograr que todos los sectores se involucren en determinados proyectos de sostenibilidad, importantes para todos. En particular en el sector privado hemos visto una interesante evolución. Cada vez más líderes empresariales entienden que la protección ambiental es un “win-win”, y que gracias a la belleza de nuestro mar y territorio se mantiene el interés de muchos de nuestros visitantes por nuestras islas.

Con relación a indicadores ambientales, hemos visto en estos últimos años que se empiezan a observar algunas mejoras. Ejemplos de ellas son la puesta en marcha e interconexión de tres desaladoras para disminuir la presión sobre los acuíferos sobre explotados, el aumento del reciclaje o la sustitución del gasoil por gas natural para la generación de la electricidad, pero queda mucho por hacer, como aumentar el uso de energías renovables (actualmente menos del 1% en Ibiza) o mejorar la calidad de las aguas depuradas y vertidas al mar.

¿Qué tipo de proyectos habéis llevado a cabo?

El denominador común de nuestro trabajo es la búsqueda de alianzas entre actores que tradicionalmente no colaboraban. Por ejemplo, con la creación de la Alianza Mar Blava, integrada por el sector privado, sector público, y sociedad civil, logramos parar cuatro grandes proyectos de prospección de hidrocarburos en el Mar Balear. Otra alianza relevante ha sido la creación de la Alianza por el Agua, en la que se ha logrado, entre otras cosas, un Pacto por el Agua firmado por todos los alcaldes de la isla, de todos los colores políticos, para una gestión sostenible de todo el ciclo del agua, desde la explotación de los acuíferos hasta los vertidos al mar.

¿Qué proyectos están ahora mismo en activo?

Además de las alianzas, que siguen en activo, nos hemos centrado en 4 ejes de trabajo, para concentrar recursos y poder analizar nuestro impacto. El primero es la protección de la posidonia, esa planta todavía desconocida por muchos que nos garantiza la especial transparencia de nuestro mar, además de ser hábitat para la biodiversidad del ecosistema, y un importante sumidero de CO2.

En segundo lugar, hemos impulsado la creación del movimiento Plastic Free Ibiza y Formentera, desde el cual, junto a otras 15 organizaciones de la isla trabajamos con empresas y otras instituciones para reducir sus plásticos de un solo uso, con la visión de lograr en 2023 unas islas libres de plástico de un solo uso.

Nuestra tercera línea de trabajo es la promoción del producto local a través del proyecto Ibiza Produce, para conseguir incrementar el triste porcentaje actual del solo un 2% de producto consumido, y lograr además que no sigan abandonándose los campos de cultivo y una mayor diversidad en los paisajes.

Finalmente, para impulsar la sostenibilidad, nos parece fundamental que exista información y datos precisos, y para ello hemos creado el Observatorio de Sostenibilidad de Ibiza. Desde el Observatorio cada año analizamos más de 60 indicadores, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y generamos debate público sobre estos y sobre la capacidad de carga de la isla a través de los medios de comunicación.

¿Cómo se financia la fundación?

Este es un año muy complicado debido a las implicaciones económicas del COVID, pero normalmente alrededor del 60% del presupuesto de IbizaPreservation viene de empresas privadas con las que colaboramos de diversas formas, como la iniciativa de 1 euro por mesa, en la que los restaurantes cargan 1 euro voluntario en la cuenta de sus clientes.

Además, contamos con nuestro grupo de “líderes”, personas altamente implicadas y comprometidas con la conservación de la isla, que nos apoyan durante al menos 3 años con una contribución significativa.

En los últimos años hemos diversificado también nuestros ingresos presentando proyectos a fundaciones nacionales e internacionales, y a la Unión Europea.

¿Cómo ha afectado el Covid a la conservación de las islas?

Durante los meses de confinamiento, las islas, al igual que otras zonas de España, se beneficiaron de la disminución de presión humana, y presentaron aguas y cielos extraordinariamente transparentes, con por ejemplo delfines acercándose mucho a los puertos.

Lo que no nos parece adecuado, sin embargo, es que se asocie la conservación ambiental con momentos de grave reducción de la actividad humana. Estamos seguros de que podemos conciliar los objetivos de desarrollo económico y sostenibilidad ambiental.