1. Aprende a escuchar las preguntas ocultas: ninguna pregunta en una entrevista laboral es azarosa o simple. Detrás de una cuestión que a priori puede parecer básica o trivial existen informaciones y reacciones que el entrevistador anhela ver en el entrevistado. No te limites a decirle la información básica, ve más allá.

2. Escucha para llamar su atención: mantener al entrevistador atento e interesado es tu misión, para saber si esto está ocurriendo podrás ver pistas como si mira el reloj de forma constante o si no hace tantas preguntas como debiera y tú llevas la batuta de la charla. Aprende a escuchar y a respetar los turnos de réplica para que el interlocutor no pierda interés en ti.

3. Lee las señales no verbales que el locutor te da: si se inclina hacia adelante, si lee su correo al mismo tiempo que habla contigo o si sus brazos se cruzan o extienden. Puede que topes con un entrevistador multitarea que pueda estar comprobando su correspondencia mientras charla contigo, pero más allá deberás de ver si el hilo de la conversación se rompe o interrumpe por falta de atención en la otra persona. En ese caso deberás de reconducir la entrevista y captar de nuevo su atención.