"
"

¿Cómo afectará el Internet de las cosas a las empresas?

¿Tienes una pulsera FitBit que le dice a tu smartphone cómo está tu cuerpo y cuánto deberías correr? ¿Las luces de tu casa se pueden apagar desde una tablet? Entonces ya estás metido en el Internet de las cosas. Si no es tu caso, lo estarás dentro de 3 o 5 años, al menos, en la vida laboral. ¿Quieres saber cómo cambiará esta tecnología los negocios? Te lo contamos en este artículo.

Compartir


Se crearán productos cada vez más inteligentes

Los dispositivos digitales ya no son sólo para comunicarse o jugar, cada vez son útiles para más cosas y eso es lo que buscan los usuarios al adquirirlos. Pero posiblemente nadie espera nada inteligente de una raqueta o una simple sartén, sin embargo, son algunos de los utensilios con los que ya se está experimentando.

Una vez que tengamos asimilado que Internet y la inteligencia digital no sólo pueden estar dentro de un teléfono o una tablet, las empresas tendrán que empezar a desarrollar productos cada vez más inteligentes.

Las decisiones de negocio también serán más inteligentes

Una parte del negocio del Internet de las cosas está relacionado estrechamente con el uso de sensores. La innovación a través de la colocación de estos en diferentes sistemas o aparatos, puede cambiar mucho las decisiones de las empresas.

Que un producto que tú tienes en tu casa, sea capaz de enviar información a una empresa cuando se avería, puede permitir a la empresa tanto prestar asistencia inmediata como saber de primera mano qué falla en su producto y mejorarlo.

Cambiarán los modelos de negocio

Un ejemplo de ello es la empresa de maquinaria agrícola John Deere. Algunos de sus famosos tractores ya pueden conectarse con el equipo del agricultor en cuestión proporcionando datos útiles sobre la cosecha: cuándo plantar, cómo plantar, en qué momento plantar… Es definitiva, información útil que puede ayudar al agricultor a tomar decisiones que pueden mejorar su productividad. Este es sólo un ejemplo, pero muchos más negocios pueden ver cambiado su modelo de trabajo gracias al Internet de las cosas.