La hora correcta será, teniendo en cuenta el lugar de destino que recibe nuestro currículo, una hora temprana pero no excesivamente pronta ya que puede perderse entre el mail de primera hora.

Es decir, si la empresa empieza a funcionar aproximadamente a las 08:00 AM, las 07:30 se convierte en una hora idónea para solicitar empleo o pedir informes laborales. Sin embargo, si por algún casual te despistas y se te hace tarde, intenta ponerte en el lugar del trabajador que va a recibir tu correo, ¿cuándo estará más ávido a lo largo del día?

Posiblemente tras haber realizado un descanso para comer o desconectar de su silla, esto nos sitúa a las 15:00 aproximadamente. ¿Tiene sentido, no? En ese momento se revisa el correo y se actualiza, quedando en el olvido los que son enviados a horas tardías o vespertinas, ya que se acumularán entre otros mensajes hasta el día siguiente.

Eso sí, la hora y el momento dependerá de cada empresa. Para dar en el clavo es recomendable informarse vía internet previamente sobre la hora de arranque de la oficina, así tu imagen y tu oferta será lo primero que vean al conectar el ordenador. ¡Suerte!