Escoge el evento adecuado
No todos los eventos sirven para tu negocio. Conocer a otros profesionales siempre es bueno, pero tienes que conocer, sobre todo, a aquellos que puedan aportar realmente valor a tu negocio. Es decir, aquellos de los que puedas tirar en un momento dado.

Fíjate unos objetivos
Es conveniente que antes de asistir al evento te informes sobre quién va a ir, los temas que puede tratarse y, en general, el carácter del evento. De esta forma, puedes establecerte unos objetivos propios: contactar con X persona, presentar tu proyecto a X empresa, etc. No debes ir sólo “a ver qué se cuece”.

Haz que te conozcan antes
Sé activo en las redes sociales, foros, etc. Publica contenidos que sean de interés para el resto, haz que te conozcan y quieran desvirtualizarte el día del evento. Esto lleva su tiempo, no se construye una buena marca personal ni un buen blog en dos días, pero puede serte muy útil para próximos eventos. ¡Ponte manos a la obra!

Cuida tu imagen
Si por Internet das una buena imagen, pero lo estropeas en persona, el networking no será nada efectivo. Es más, puedes perder popularidad en el mundo online: recuerda que, al final, en los negocios va unido al offline. Sé impecable en línea y en persona.

Establece una conexión emocional
Tanto si conoces en persona como si no a algunos de los asistentes al evento, trata de saludarlos por su nombre, aludir a alguna cosa que conozcas ya de ellos o preguntar, por ejemplo, por una publicación reciente. Mostrar tu interés te ayudará a conectar.

Utiliza las redes sociales
Durante el evento no dejes de lado las redes sociales. Muchas personas se dedican a buscar después en ellas, a través de los hashtag o los comentarios, a aquellos a los que no han podido conocer por falta de tiempo. Sé visible, que te puedan encontrar.