En 2013, Willie G. Davidson, un diseñador de Harley retirado y nieto del fundador de la empresa, le dio al Papa Francisco una Dyna Super Glide 110 aniversario, que fue subastada el año pasado (junto con una chamarra de cuero firmada por Su Santidad) en París por la casa Bonhams.

Este último mes de febrero la firma de subastas incorporó una segunda Harley: una Softail clásica que Davidson le regaló al Papa Benedicto XVI, y que terminó en el garaje de Francisco (cerca del calendario Pirelli) después de que Benedicto abdicase a principios de 2013.

Los ingresos de esas ventas fueron destinados a la caridad, convirtiendo a ambos líderes religiosos en los verdaderos Ángeles del Paraíso (‘Heaven´s Angels indeed’).

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11467]