Proyecta aires de confianza
Si tienes que ir a un evento o a una reunión importante haz todo lo posible para parecer positivo y confiado. Ponte algo que te haga sentir cómodo, mírate al espejo y repítete a ti mismo: “Eres impresionante”. También es bueno recordar momentos en los que has logrado culminar proyectos importantes o en los que te ha salido bien una presentación en la que llevabas tiempo trabajando.

Ojo con la postura
Mantén los hombros y la espalda recta, y mira siempre de frente a la persona con la que estas hablando. Evita movimientos repetitivos involuntarios como el jugueteo con los bolis o el ir y venir de las piernas. Todo esto puede hacer parecer que quieres salir corriendo de la reunión e incluso que necesitas urgentemente ir al baño.

La ropa, extremadamente importante
No te pongas lo primero que encuentres en el armario. Prepara el conjunto que vayas a utilizar la noche anterior, asegúrate de que todo está perfecto. Cuando se trata de vestirse profesionalmente hay que tener en cuenta tres factores: adecuado, autoritario y auténtico. La adecuación es la más importante para causar el efecto deseado, la buena impresión rotunda. Asegúrate que no tienes nada entre los dientes después del desayuno y ve a por ellos.

Céntrate en tus ojos
Nunca olvides que los ojos son capaces de decirlo todo sobre una persona. Antes de salir de casa, párate delante de un espejo y cierra los ojos durante cinco segundos. Al albrirlos, asegúrate de que lo primero que ves son tus ojos, sino es así, es porque algo de lo que llevas puesto sobra dentro de tu indumentaria.

Perfecciona la técnica del apretón de manos
Un firme apretón de manos denota carácter y fuerza; un pequeño giro durante el apretón desprende buena energía y se recomienda especialmente a las mujeres. Evita dar dos besos, es poco formal y puede tirar por tierra el éxito de tu primera impresión.