Es probable que su nombre no te suene demasiado. Pero debes saber, entre otras muchas cosas, que ésta mujer ocupó el primer puesto de la lista de millonarias hechas a sí mismas de Forbes en Estados Unidos.

Esta mujer de 31 años, hace 12 que abandonó su carrera de ingeniería en la Universidad de Stanford. Pero eso no le ha impedido, ni mucho menos, amasar su fortuna de 4.600 millones de dólares.

Y es que Holmes es CEO de la empresa Theranos. Empresa dedicada a la curiosa labor de realizar análisis de sangre sin necesidad de agujas. Theranos ha cambiado la industria médica. Elizabeth asegura que esto ha permitido transformar el rostro de las pruebas de laboratorio, pues además de reducir los costos de los análisis clínicos ha impulsado la medicina preventiva.

El crecimiento ha sido exponencial. Actualmente cuenta con 41 laboratorios en California y Arizona, y la red de farmacias Walgreens anunció en 2013 la intención de introducir los Theranos Wellness Centers en sus establecimientos.

Su valía profesional bien merecía una entrevista, que en éste caso le ha realizado Forbes México. Para esta joven el dinero es tan sólo un instrumento.
“El dinero nunca es la meta; es una herramienta que tratamos de usar para lograr un impacto”, asegura.

Holmes cree que el mundo puede cambiar cuando las personas aceptan que el propósito de sus vidas es tratar de mejorar su entorno. “Cuando yo pienso en la meta de mi vida, ésta consiste en tratar de hacer un cambio. Cuando te ves obligada a despedirte de alguien que amas, porque muere por alguna enfermedad, te gustaría poder evitar ese sufrimiento ya sea a una, a diez o a miles de personas”.