Abandona el horario de 09:00 am a 17 pm. Depende de tu trabajo, tu inspiración es posible que aparezca en horas más tardías.

Conoce tus prioridades. Otorgar el tiempo requerido a algo que puede ser secundario es algo que evitar mediante una agenda bien organizada.

Una siesta es tu mejor aliado. Tras una larga mañana, un descanso de 10 a 20 minutos puede hacerte descansar para reponer las pilas necesarias.

Contrata talento: el buen líder saber de la importancia de su equipo, para eso se mantiene fiel a estar presente en contrataciones.

No comprueban el email a primeras horas de la mañana: las grandes dudas y ofertas se hacen durante todo el día, no solo en el primer momento del día.

Se escuchan a sí mismos: la confianza es un mérito que adoptan rápidamente. No vale con saber que lo hacen bien, tienen que creerlo.

Tienen “Airplane days”. O sea, como si de un avión se tratase, desconectan durante unos días y apagan los aparatos que pueden interrumpirlos.

Limpian su Facebook. A quién tienes en la red social es tan importante hoy en día como a quien tienes en tu agenda de teléfono. Sé escrupuloso y tu perfil social ganará prestigio.

Usan la regla de los dos minutos: si se tarda menos de ese tiempo en hacer una tarea… ¡hazla ahora mismo!

En el escritorio se trabaja, para leer correos o artículos está el tiempo en el transporte o ratos que quedan libres en la jornada.

Apoyan a su equipo: sin ellos no son nada, y es algo que el buen líder entiende. Una motivación continuada es la mejor píldora.

Comienzan la jornada con lo que más temen: no importa qué sea, saben que la energía se pierde a lo largo del día. Y la motivación puede que también.

Aprenden a decir “No”: tiene tanta importancia como el “Sí”. Puede que sea difícil en un principio y que el temor a perder oportunidades esté patente. Es obligatorio.

Tienen citas con ellos mismos. Saber buscar un momento para sí mismos a lo largo de la jornada laboral es tan importante como tener una cita con un empresario. Pensar, leer o tener un break contigo mismo se hace necesario.

Utiliza a Siri: el reconocimiento de voz en mensajes te hará rápido y útil en momentos en los que la presión se agudiza. Echa mano de esta app de Apple.