El mercado se ha vuelto exigente y los empleadores tienen la licencia de ser más estrictos a la hora de buscar un trabajador ideal: ahora saben lo que quieren y se centran en una característica específica.

Para que no te quedes fuera de juego en tus entrevistas gracias a alguna carencia de tu cv, aquí tienes cinco cambios que deberás de hacer ipso facto si quieres destacar frente al resto de opositores:

¿Qué puedes aportar a la empresa? Esta respuesta es algo que deberás de dejar sobre la mesa cuando expongas tus capacidades y deseos de crecer laboralmente en ella. Debes de dejar claro que puedes dejar más beneficios que costos, y que lo harás en un corto periodo de tiempo.

Demuestra tu pasión por el empleo y hazlo a través de casos y ejemplos que hayas vivido. Cuenta cuándo recibiste una comisión extra por una labor bien hecha o cuál ha sido el último libro que has leído y que te formó en parte.

Crea titulares que vendan: los que usamos son aburridos. Educación o experiencia laboral se han quedado obsoletos, emplea algunos más específicos que animen al empleador a seguir leyendo, tales como “Habilidades comunicativas y de atención al cliente”.

Utiliza afirmaciones con garra y adjetivos con energía en tus epígrafes: el impacto hará resultados. Comparte los resultados obtenidos a través de estas definiciones de ti mismo, por ejemplo: “me vería con fuerza de crear una empresa con poco presupuesto porque creo en mi instinto”.

Elabora una declaración de objetivos y estrategias: resuélveles algún problema empresarial a través de una afirmación. Les sorprenderá. Por ejemplo: “mis habilidades como redactor de noticias gastronómicas podrían hacer reflotar lo que es una sección que ha caído la obsolescencia en los últimos años”. Eso sí, cuidado con pecar de egocéntrico, un defecto que el reclutador te hará pagar caro.