1. Aclara tus ideas
Analiza las razones que te llevan a dar un “paso atrás” en tu carrera. ¿Es el momento de hacerlo? Si crees que dejarás a un lado la frustración que esto puede suponer, adelante.

2. Recorta el currículum
Entre los propios reclutadores no se ponen de acuerdo sobre si es conveniente quitar o no licenciaturas/grados/experiencias anteriores para optar a un puesto inferior a tu cualificación. Muchos pueden llegar a notar esta táctica en cuanto te conozcan, incluso se te puede “escapar” en algún momento de la entrevista. ¿Mi consejo? Sé honesto.

3. Haz un compromiso de unos 18 meses
Las empresas que contratan a una persona sobrecualificadatienen miedo de que se vaya en cuanto encuentre un trabajo mejor o más acorde a sus expectativas de futuro. Si de verdad estás dispuesto a aceptar el empleo, haz un compromiso contractual de al menos año y medio.

4. Piensa cómo puedes ayudar a la empresa
Deja a un lado todo lo que habías conseguido hasta el momento en otros empleos o empresas de “rango superior”. Es el momento de pensar qué puedes aportar tú a la nueva empresa para que los dos salgáis ganando. Puede que incluso llegues a estar más feliz que nunca.

5. Ten una buena mentalidad
Y por eso es tan importante tener una buena mentalidad: para ser feliz en el nuevo trabajo. Dar un paso atrás supone para muchas personas un “bajón” emocional. Pero si aprendes a afrontar esta nueva situación con un punto de vista optimista y ves el lado positivo… todo será mucho más sencillo.