Los pecados de la creatividad laboral

En demasiadas ocasiones, a lo largo de nuestro proceso creativo en el trabajo, tendemos a repetir patrones de conducta que nos hacen pensar que nuestra fuente casi inagotable de creatividad se ha agotado. Nos equivocamos. Son estas acciones que llevamos a cabo las que acaban con nuestra creatividad en nuestro puesto laboral. Aquí te presentamos las que debemos de erradicar ipso facto:

Los pecados de la creatividad laboral

Repetir la misma fórmula. Llevar a cabo los mismos procedimientos que no dieron fruto son, en la mayoría de las ocasiones, el mayor fallo creativo que puedes cometer.

Los pecados de la creatividad laboral

Miedo a perder. La innovación y frescura no llegan solas, hay que arriesgar a favor de ellas. Para ello, debemos de eliminar este miedo tan común entre emprendedores.

Los pecados de la creatividad laboral

Poca pasión por lo que haces. La motivación y creatividad aparecen cuando haces lo que amas. Por eso mismo no te culpes si ves que no avanzas en un proyecto que no es de tu agrado

Los pecados de la creatividad laboral

No hablar de tus proyectos. Las ideas han de ser compartidas, no te las guardes, puede que mañana no obtengan la misma frescura. Además, saber otros puntos de vista puede ser muy interesante.

Los pecados de la creatividad laboral

No estar al tanto de diversos temas. Con esto nos referimos a que no solo leas una sección de tu periódico favorito, ya que la creatividad se despertará cuando abras tu mente y descubras informaciones que creías que no podían aportarte nada.

Los pecados de la creatividad laboral

No aceptar las críticas. Esto es similar a sobrevalorar nuestras ideas. Debemos de estar abiertos a los cambios y a las opiniones ajenas. Si no es así, poca mejoría veremos en nuestros proyectos.

Los pecados de la creatividad laboral

Rendirte ante los comentarios negativos: piensa que las críticas son tan necesarias como las alabanzas, e incluso más. Solo anota y mejora en la medida de lo posible.

Los pecados de la creatividad laboral

Omitir el descanso: craso error. Relajarnos pondrá en orden nuestras ideas creativas y servirá de válvula de escape ante esos sentimientos que debemos dejar escapar de vez en cuando. No temas al descanso.

Los pecados de la creatividad laboral

Ayudar al resto. A veces, crear para el prójimo y no para nosotros es un acto de creatividad increíble.

Los pecados de la creatividad laboral

Una oficina caótica. Tu espacio de trabajo ha de estar acondicionado para que tus ideas fluyan. Esto no significa que esté ordenado, porque posiblemente un artista plástico encuentre en el desorden parte de su inspiración.

[td_smart_list_end]