1. Mantenerte a la última en tecnología
Normalmente para ejercer (casi) cualquier tipo de trabajo en casa deberás conocer una serie de herramientas tecnológicas para poder llevarlo a cabo. Si aún no sabes utilizar los soportes adecuados para ejercer el trabajo que quieres / debes desde casa, ¿a qué estás esperando? Recicla conocimientos.

2. Buscar trabajo desde soporte web
La mayor parte del empleo a distancia se solicita también, cómo no, a distancia. Busca en páginas webs para freelance o en empresas que estén buscando un autónomo o alguien que trabaje de forma remota. No vas a conseguir nada con el currículum en la mano de un lado a otro. Internet es la respuesta.

3. Mostrar lo interesado que estás
Pero mucho, mucho. Ten en cuenta que en muchas de las empresas que se trabaja de forma remota, las entrevistas se hacen de la misma forma: por videoconferencia. Ya en las primeras tomas de contacto (email, teléfono) tienes que hacer notar tu gran interés, cuanto más cuando te vean la cara. Aprende a venderte.

4. Aprender nuevas herramientas que puedan ayudarte a desempeñarlo
Vale, sabes utilizar lo básico para poder llevar a cabo el trabajo. Pero, ¿sabías que hay una aplicación o un programa que te ayuda a hacer una de tus tareas en la mitad de tiempo? Aquí no tienes compañeros que te pongan a la última en nuevos sistemas… así que mantente informado.

5. Desarrollar tu autonomía
Parece sencillo ser autónomo, trabajar a distancia… pero no lo es. La comunicación tiende a estancarse, algo malísimo para cualquier empresa y sus trabajadores. Así que ya sabes, desarrolla tu autonomía sin perder todo lo que te liga a tu empresa, que es mucho.