El número de parados registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha aumentado en 5.107 personas en junio (+0,1%), su mayor repunte en este mes desde 2008, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, que ha subrayado que estas cifras “profundiza en la tendencia de ralentización del ritmo de crecimiento del desempleo que se inició en el mes de mayo”.

El incremento de junio ha sido cinco veces menor que el registrado en mayo y muy inferior a los de abril y marzo, meses en los que la crisis sanitaria llevó a un repunte del desempleo de 282.891 y 302.265 parados, respectivamente.

Así pues, el total de personas paradas inscritas en las oficinas del SEPE ascienden a 3.862.883., la más alta del registro desde mayo de 2016.

La agricultura suma parados

Por sectores económicos, se reduce el paro en todos los sectores excepto en la agricultura que suma 25.342 personas paradas más. El desempleo cae, sobre todo, en el sector servicios, con 27.319 parados inscritos menos; de manera significativa en la construcción, con 15.927 desempleados inscritos menos, más del triple de caída del año anterior y También se reduce en la industria, con 7.770 desempleados inscritos menos.

Por sexo y edad, el paro femenino continúa aumentando, con 24.240 mujeres más en las listas del paro. El paro masculino, por el contrario, se reduce en 19.133 desempleados inscritos menos.

Por su parte, el desempleo de los jóvenes menores de 25 años se incrementa en 16.584 personas (5,08%) respecto al mes anterior, mientras el paro de 25 y más años baja en 11.477(-0,33%).

Por Comunidades Autónomas, el paro se ha reducido en diez comunidades autónomas: Asturias, Aragón, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Extremadura y Galicia.

El paro registrado por sectores, excluyendo el sector primario, se redujo en 51.016 personas.

Se acelera la firma de contratos

En el mes de junio se acelera el ritmo de crecimiento de la contratación y se han firmado 308.985 contratos más que en mayo, hasta un total de 1.159.602. La contratación acumulada en los primeros seis meses de 2020 ha alcanzado la cifra de 7.299.478.

En junio de 2020 se han registrado 114.393 contratos de trabajo de carácter indefinido. Representan el 9,9% de todos los contratos.

Los contratos indefinidos del mes de junio se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 66.593 a tiempo completo y 47.800 a tiempo parcial.

El resto de contratos, hasta completar el total de 1.159.602 del mes de junio de 2020, son 4.947 de carácter formativo y 1.040.262 de otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan: Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 32,11% del total de todos los contratos, seguido de Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 25,88%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 27,09%.

Cobertura a casi 6 millones de personas

En el mes de mayo, se alcanzó el nivel máximo de protección del SEPE que dio cobertura a casi 6 millones de personas, con un total de 5.986.864 prestaciones gestionadas.

Este elevado nivel de prestaciones es el resultado de sumar las prestaciones que cobraban las personas que ya estaban en desempleo antes de la crisis sanitaria, las que perdieron su empleo desde entonces y, sobre todo, a las personas que están en Expedientes de Regulación Temporal de empleo (ERTE).

En el mes de mayo el SEPE pagó en prestaciones 5.526 millones de euros, de los que 3.318 millones se dedicaron a pagar prestaciones por ERTE y 2.208 millones a prestaciones por desempleo, tanto en el nivel contributivo como en el asistencial.

Reactivar la actividad

CEOE pide impulsar planes sectoriales de reactivación de la actividad y el consumo, muy particularmente en el turismo, en este momento concreto del período estival, por su peso en nuestra economía y su efecto tractor en el resto de sectores.

Desde la Confederación, aseguran que, después del parón de la actividad durante más de tres meses, los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social demuestran una clara tendencia de las empresas a la activación de la actividad económica y del empleo.

Dicha tendencia se traduce, por un lado, en la salida de más de 1.100.000 personas de los ERTEs en el último mes y, por otro lado, en las cifras de desempleo y especialmente de afiliación a la Seguridad Social.

No obstante, las cifras de evolución correspondientes al mes de junio reflejan una fluctuación en la ocupación, con casi 100.000 afiliados menos entre el 1 el 30 del mes, que estaría bastante alineada con los permanentes ajustes de las medidas de restricción y contención, que condicionan de manera notable el desarrollo de la actividad económica, y los problemas de la demanda, en los que confluyen cuestiones de falta de confianza de los ciudadanos e inversores, de incertidumbre  y de limitaciones a la movilidad.

En este contexto, CEOE asegura que hay que apelar al importante papel de los ERTEs que, en la medida que están dotados de una flexibilidad interna, se han revelado como una medida imprescindible de adaptación al nivel de actividad y para preservar la mayor ocupación posible.