Administrador de base de datos: será el corazón informativo de la empresa, por él pasará toda la información que se bifurcará a otros empleados. Actualmente las bases de datos no se han profesionalizado, lo que cambiará.

Desarrolladores de software: ¿imaginas una carrera centrada en este hobby que acabará siendo una profesión? Pues así será. Podrás demostrar las múltiples ideas que tienes para distintas plataformas de forma profesional.

Desarrolladores de aplicaciones web. Las app’s nos acompañan de forma inherente al producto que consumamos. ¿Por qué no profesionalizar esta parte al igual que se hizo hace una década con las webs de las empresas?

Analistas de sistemas informáticos. Diseñarán la manera informática de operar de forma más eficiente. También harás las veces de consultores de las nuevas tecnologías.

Creadores de aplicaciones móviles: al igual que las webs, los móviles nos acompañan a todos lados. Cualquier empresa que se precie debe de tener a un profesional que sepa manejar esta plataforma a través de la app. Esta es la tercera profesión del futuro más demandada.

Analistas de investigación de mercados: sabrán qué quieren los nuevos públicos en cada una de las plataformas que una empresa ofrece. Serán el faro que guíe los pasos de los corporativos informáticos.

Analistas de la información y la seguridad de una empresa: coordinan toda la información de la empresa para protegerla. Será una profesión que se caracterice por la adaptabilidad del profesional: nunca se sabe cuándo puede surgir una emergencia 2.0.