¿Cómo resaltar ante unos ojos que no te valoran en la oficina? Habla con tu mandamás de proyectos siempre que puedas, muéstrale que tienes ingenio y capacidad de superación; y lo que es más importante: aspiraciones.

Destacar está bien, pero cuidado con la forma, ésta puede ser un boomerang que se vuelva en tu contra. Préstate a ayudar pero sin caer en el oportunismo y sin ser pretencioso. Lo importante es hacerte indispensable en su jornada laboral, pero no un súbdito que acepte cada tarea de forma irracional.

Por otro lado, además de presentarle propuestas, elabora un informe de la situación actual de la empresa y ofréceselo, si sabe valorar al personal verá tu talento con el que poder contar.

Las reuniones son un punto clave para demostrar tus habilidades: cuida la presentación de tus ideas y trabajos; no solo importa el contenido sino la forma de ofertarlos. Si a tu jefe y compañeros les gusta el envoltorio probarán el contenido, y ahí es donde debes de engancharlos. Refina tus aptitudes y demuestra que tus talentos evolucionan junto a tu perfil profesional.