Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Las carreras no solo se tuercen por actos grotescos o grandes discusiones, en ocasiones las pequeñas actitudes y comportamientos en nuestro puesto laboral pueden ensombrecer nuestra imagen en la oficina. Todos hemos oído hablar de despidos y bajas por errores abominables, pero ¿has reparado en estos otros a tener en cuenta?

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Contar mentiras: ya sean con un trasfondo positivo o sin mala intención, nunca se debe de ocultar la verdad en el trabajo: una pillada de este calibre hará que la confianza mengue irremediablemente en el futuro.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Cotillear: mucha gente intenta hablar mal de alguien con compañeros, pero solo consigue hablar mal de sí mismo. Es un acto grosero y que se volverá en tu contra antes de lo que piensas.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Proclamar que odias tu trabajo: cuidado, no se lo cuentes ni a tu mejor compañero de oficina. Una imagen despreocupada o desinteresada solo hará que seas el primero de la lista en caer.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Tener un colapso emocional: esta situación pasajera podría marcar tu estabilidad emocional delante de tus compañeros durante mucho tiempo. Cálmate y pide ayuda a un profesional antes de explotar y lanzar el pc por la ventana.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Coger ideas de un compañero: los trabajos en equipo hace que se compartan las ideas. Por tanto, siempre hay que respetar la propiedad de las mismas.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Jactarte de tus éxitos constantemente: hacerlo demuestra que en otras ocasiones no exteriorizas tus errores. Está bien valorarse en el puesto laboral, pero nada de fanfarronear antes compañeros.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Hablar mal de alguien: normalmente se hace con la intención de solucionar un problema y no inflarlo, pero ocurre el acto contrario. Una puñalada por la espalda puede ser uno de tus mayores errores en la oficina.

Los (peores) errores que puedes cometer en la oficina

Tomarse los problemas como un tema personal: no permitas que esto ocurra a menos que quieras crear un ambiente incómodo y cargado de malestar. Será recíproco y además no lograrás hacer nada productivo junto a este compañero.

[td_smart_list_end]