Los rasgos que definen la cultura de una empresa la mayor parte de las veces se notan desde la primera toma de contacto. La formalidad de los e-mail, el tono de las llamadas e incluso las preguntas que te realiza un reclutador en la entrevista son algunos indicadores clave. En este artículo te damos algunas claves para tratar de conectar desde el minuto cero.

Infórmate de los valores de la compañía
Antes de ir a la entrevista, curiosea acerca de los valores de la empresa, de su manera de trabajar, en definitiva, de su cultura de empresa. Saber cuál es su misión y si conecta con la tuya personal será clave a la hora de conectar inicialmente.

Fíjate en cómo se comunican
Si su imagen exterior es fresca y venden un buen ambiente de trabajo, pero cuando te llaman por teléfono son lo más serio y cortante que hay, y los e-mail parecen escritos con disciplina militar, quizá no es como lo pintan. Fíjate bien en cómo se dirigen a ti.

Confía en tu intuición
Si al llegar a la entrevista te miran de arriba abajo, hay caras largas, nadie te dedica siquiera una sonrisa y tú eres una persona alegre y sociable, quizá ese no es el lugar más adecuado para que trabajes. Si la primera impresión ya no es buena… Malo.

Averigua los trapos sucios
Si tienes posibilidad de hablar con alguien que trabaje allí, siempre será un plus. Has de tener en cuenta que, como dice el refrán, “cada cual cuenta la feria según le va en ella”, por lo que si puedes buscar más de una opinión, hazlo.