Evita estos tipos de reuniones inútiles

Que la comunicación fluya dentro de una empresa es imprescindible para su buen funcionamiento. Es esencial que el empresario conozca las demandas y propuestas de cada uno de sus empleados y se comunique con ellos normalmente. Lo que es cierto es que hay juntas que no son necesarias. Y es que hay algunas reuniones que pueden llegar a ser contraproducentes y nada efectivas. Sólo nos roban tiempo que podríamos invertir en cosas mucho más importantes.

Evita estos tipos de reuniones inútiles

Las rutinarias “porque sí” Todos los lunes a las 12, reunión. ¿Por qué? Por supuesto que habrá veces que sea necesaria y productiva, pero plantéate si debes plantearla como rutina en tu empresa. Convocar juntas rutinarias sin motivo aparente es algo poco efectivo. Reúnete cuando sea necesario, pero no hagas perder el tiempo a tus empleados sólo para sentaros a decir obviedades semanales y recordar premisas que ya conocen de memoria.

Evita estos tipos de reuniones inútiles

Las que rompen la dinámica del trabajo A no ser que sea algo urgente, las reuniones es mejor establecerlas en horarios que no hagan a los empleados romper su dinámica laboral. Por ejemplo: si su horario es hasta las 6 de la tarde, convócala en la última hora. O, algo muy efectivo, en la primera media hora de trabajo. Estaréis más despiertos y activos.

Evita estos tipos de reuniones inútiles

Aquellas en las que sólo interviene el jefe ¿Qué tipo de junta es esa? Para ver monólogos es mejor ir al teatro, al menos te ríes. Pero una reunión en la que sólo interviene una persona (incluso cuando es el propio jefe) es impensable. Debe ser un momento de fluidez comunicacional en el que todas las personas presentes deben, en mayor o menor medida, intervenir si lo requieren. Si eres jefe y lo que vas a hacer es soltar un discurso sin dejar intervenir, no lo llames reunión. ¡Ah! Y puedes hacerlo por mail.

Evita estos tipos de reuniones inútiles

Las demasiado estrictas y rígidas “De 8 a 8:15 habla Juan Sánchez”, “de 8:15 a 8:45 ronda de preguntas”… Las reuniones encorsetadas dentro de un patrón cerrado suelen ser poco o nada productivas. Es mejor dejar libertad a las personas que participan para que puedan expresar con libertad sus propuestas y opiniones.

Evita estos tipos de reuniones inútiles

Las que no sólo sirven para regañar a los empleados Las juntas que sólo están pensadas para una regañina al más puro estilo “Señorita Rottenmeier”, no valen de nada. Por supuesto que debes comunicar a tus empleados la mala situación, los errores… pero hacerlo e irte no es efectivo. Deja que se expliquen y proponed todos juntos alternativas para salir del problema y que no vuelva a suceder.

[td_smart_list_end]