1. Relacionadas con tu vida personal
¿Qué le importa al entrevistador lo que tu hagas con tu vida personal? Si te contratan tiene que ser por tus logros profesionales, por tus estudios, por tu experiencia en otras empresas… tu vida personal es sólo tuya.

2. Relacionadas con la religión, raza u origen étnico
Dejar de contratar a alguien por la religión que practica está considerado como discriminación laboral. No deben preguntarte nada acerca de tus creencias, de tu raza… Es ilegal.

3. Preguntas sobre la edad
Sí, aunque suene difícil de creer, es así. Hay muchas personas que optan por poner su edad en el CV, cosa perfectamente normal y recomendada por muchos expertos. Ahora, si decides no revelarla, el reclutador tiene que respetarte.

4. Sobre discapacidad o salud
Los temas de salud son absolutamente privados, así que no tienes por qué revelar ningún dato que tenga que ver con éste tema. Obviamente, mientras esa enfermedad (si se tiene) no te impida desarrollar tu trabajo de una manera correcta.

5. Preguntas sobre la nacionalidad
Parece increíble, pero no es necesario responder a esta pregunta en una entrevista ni reflejarlo en el CV si no se cree conveniente. Ahora, es recomendable. Sobre todo de cara a trabajar en un país, donde lo hará mejor alguien que lo conozca a alguien que jamás haya oído hablar de él.