Ni una prórroga del estado de alarma sin su polémica. El Gobierno logró este miércoles la aprobación del estado de alarma con los apoyos del PNV, Ciudadanos y Coalición Canaria. Hasta ahí, todo más o menos normal.

La sorpresa saltó cuando justo después del pleno en el Congreso de los Diputados, la diputada de Bildu Mertxe Aizpurua comunicó que habían alcanzado un acuerdo con el PSOE y Unidas Podemos para derogar “de manera íntegra” la Reforma Laboral aprobaba por el PP en 2012. Aizpurua aseguraba también que Bildu había “facilitado” la prórroga del estado de alarma tras alcanzar el pacto con el Gobierno. Y adjuntaba un documento firmado por Adriana Lastra (PSOE) y Pablo Echenique (Unidas Podemos).

Sin embargo, horas después, los socialistas matizaban el anuncio y aseguraban que la derogación de la reforma laboral sería “parcial” y no “íntegra”, como recoge el documento. En una “nota aclaratoria” enviada cerca de la medianoche, el PSOE comunicaba la “anulación del primer punto” del acuerdo que habían suscrito las tres formaciones.

Así pues, el Ejecutivo matizaba que su compromiso de derogación “urgente” se limita a tres puntos y no a toda la ley. Asimismo, asegura la derogación de la reforma laboral en el futuro.

En concreto, traslada que lo que se anulará de manera “urgente” es la posibilidad de despido por absentismo vinculado a enfermedad, las limitaciones temporales de la vigencia de los convenios colectivos y la aplicación prioritaria de los convenios de empresa sobre los sectoriales.

Firmado y cumplido

Pero el jaleo no termina ahí. Este jueves, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha asegurado en una entrevista en Catalunya Radio que la derogación de la reforma laboral será “íntegra” como se acordó con EH Bildu. “Lo firmado y lo escrito en un papel es lo que se ha acordado”, ha dicho, rotundo, Iglesias. Otra rectificación.

Un rato después, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha vuelto a insistir en la matización que hicieron el miércoles sus compañeros socialistas, y ha asegurado que la derogación de la reforma laboral no será completa sino parcial.

Este jueves se ha sabido también que el rechazo frontal de la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, al acuerdo para la derogación “íntegra” de la reforma laboral ha sido clave para el paso atrás que, ya a medianoche, anunciaron los socialistas.