Si eres emprendedor y estás pensando en poner en marcha una de estas campañas, toma nota de los 7 que te proporcionamos a continuación. De ti depende que tu crowdfunding tenga el éxito que necesitas.

Conoce los beneficios del crowdfunding

Lo único importante del crowdfunding no es conseguir dinero, sino conseguir clientes potenciales que estarán pendientes de la salida al mercado de tu producto porque han invertido en él. Aunque no debes dejarte llevar por la emoción, algún tipo de descuento o ventaja para esos inversores puede ser un buen gancho para mantenerlos.

Cuenta una buena historia

Dale un enfoque personal a tu proyecto. No se trata de que conviertas tu campaña de crowdfunding en una causa benéfica, pero cuenta la historia que hay detrás, dale un enfoque más humano. Un pequeño vídeo de 3 minutos puede ser una buena forma de hacerlo. Contar historias siempre ayuda a llegar a los clientes.

Establece un mínimo realista

Pide lo que necesites, no escatimes en gastos. Si pides menos de lo que necesitas, no podrás llevar a cabo lo que prometiste y los inversores se sentirán defraudados. Es mejor pasarse que quedarse corto, pero recuerda que nunca sabes quién está al otro lado de la pantalla, ni cuánto sabe del sector, así que limítate a la realidad.

No prometas más de lo que puedas cumplir

Como hemos dicho en el primer punto, los inversores son clientes potenciales y es importante darles algo a cambio, pero hay que ser prudente. La gente no siempre busca beneficios tangibles, a veces sólo el propio reconocimiento ya es importante para los inversores. Cuando consigas tu objetivo, acuérdate de quién te ayudó.

Establecer un período de tiempo adecuado

Las campañas de entre 30-50 días deberían ser más que suficiente para alcanzar cifras dignas de un buen comienzo. La clave está en atraer a los inversores antes de poner en marcha la campaña de crowdfunding, no una vez que ya se ha puesto en marcha. La pre-campaña es el momento en el que deberás volcar todos tus esfuerzos.

Sé valiente, cree en tu idea

Si piensas que nadie va a financiar tu idea, mal empiezas. Si no crees en tu idea, no sabrás vendérsela a los demás. A veces no se necesita una gran idea para conseguir apoyo, sino una gran motivación. Tu trabajo está en hacer que tu idea también motive a los demás, que les inspire algo.

Expón la propuesta al extranjero

Una simple traducción puede dar un giro a tu proyecto. Nunca sabes dónde habrá alguien interesado en lo mismo que tú. Plataformas como Pozible te dan la oportunidad de lanzar tu campaña a nivel mundial, aprovéchalo y consigue adeptos alrededor de todo el mundo.