Nunca le digas estas frases a tu jefe

La confianza entre empelado y jefe siempre es positiva, pero quizás excederte en ella pueda desembocar en una extraña relación que no marque las fronteras laborales en tu puesto de trabajo. Para ello, existen unas frases que deberás de evitar pronunciar delante de tu jefe. Así, conseguirás que, además de confianza y cordialidad, perdure la relación laboral

Nunca le digas estas frases a tu jefe

“Nunca me dijiste que hiciera eso”. Olvídalo, es un suicidio. Culpar al jefe de una tarea incompleta, sin pruebas. Solo te pondrá contra las cuerdas. Evítalo a toda costa.

Nunca le digas estas frases a tu jefe

“Ahora mismo me encuentro muy ocupado”. Nunca estás tan ocupado como para no hablar con la persona que te tiene contratada. Revisa tus prioridades si acabas diciendo esta sentencia.

Nunca le digas estas frases a tu jefe

“Tuve una reunión con esta persona y me contó esto…”. Error. Omitir previamente a tu jefe que vas a reunirte con otros superiores solo hará crecer la desconfianza y la reticencia laboral entre vosotros dos.

Nunca le digas estas frases a tu jefe

“No es mi culpa, lo hizo mi compañero”. Hablando de tu prójimo te acabarás retratando tú mismo. Así las cosas, evita criticar o vapulear laboralmente a nadie, la imagen tuya quedará mucho peor.

Nunca le digas estas frases a tu jefe

“Ayer me dijiste justo lo contrario”. La presión y los quehaceres de un jefe llevan en ocasiones a unas contradicciones totalmente lícitas. Entiéndelas y no seas otro punto de presión.

Nunca le digas estas frases a tu jefe

“Gracias, amigo”. No sois amigos, sois socios. Así que evita mezclar relaciones personales y entrometerte en ámbitos como Facebook o teléfonos que no use en la oficina –a no ser que él mismo te lo pida-.

[td_smart_list_end]