¿Y qué es lo más importante a la hora de parecer seguro? La voz. Así lo concluye en un artículo del Organization Management Journal el especialista en negocios y voz Christophe Caupenne. A partir de su experiencia, el profesor da los siguientes consejos para prepararse de cara a una negociación.

1. Entrenar la respiración con una vela
La velocidad de la respiración afecta al habla y a la energía con la que se articulan las palabras. Para conseguir el ritmo adecuado, Caupenne recomienda practicar con una vela a 4 centímetros de la cara, coger aire y soltarlo de manera que no se apague.

2. Practicar con un lápiz en la boca
Es una técnica popular entre locutores, presentadores y gente que habla en público. Probar a decir las frases que se dirán en la negociación con un lápiz en la boca ayuda a entrenar la claridad. Una vez retirado en lápiz, hablará más fluidamente.

3. Calentar la voz
Gritar números o alargar una o hasta llegar a la m cual monje budista, son algunas de las múltiples formas que existen para calentar la voz y ayudar a proyectarla de forma adecuada.

4. Leer solamente las vocales de una frase
Es recomendable escoger una frase de las que se dirán en la negociación y leerla primero pronunciando solamente las vocales y después al completo pero enfatizando las consonantes. Caupenne considera que esto ayuda a hacer más atractiva la voz.

5. Utilizar un tono de voz grave
Caupenne señala que las voces agudas provocan que el cerebro tenga que hacer un esfuerzo mayor para interpretarlas, por lo que resultan muy molestas. Sin embargo, una voz grave transmite contundencia y es más eficaz.