Y dentro de ese merchandising hay parte que está autorizado y parte que no lo está. Como ejemplo de éste último, hay algunos que representan a Hawking como un zombie o como un personaje de “Los Simpson”.

Pero… ¿qué ha cambiado ahora? Pues que toda esa mercancía tendrá que desaparecer porque Stephen Hawking es ya una marca registrada.

Ha sido este pasado mes de marzo cuando su nombre fue registrado en la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido. Esto permitirá al científico luchar contra las personas que utilicen de manera ilegal su nombre y sacar sus propios productos si así lo quisiera.

Pero el caso de Hawking no es novedoso ni muchísimo menos, otros físicos reconocidos de la historia de Reino Unido ya lo habían hecho antes. Un ejemplo de ello es el profesor Brian Cox, también marca registrada. Otro ejemplo fue en su momento Albert Einstein, que lleva siéndolo más de cuarenta años.

Lo cierto es que el nombre de Stephen Hawking puede resultar de lo más lucrativo. “Depende de cómo él y sus asesores puedan licenciar y comercializar productos o servicios. Incluso después de su fallecimiento, las marcas podrían ser transferidas a su fundación o sus hijos: esto podría ser un monopolio que nunca acabaría”, aseguró Chris McLeod, presidente del Instituto Británico de Marcas.

“Él ha tomado medidas para proteger su nombre y el éxito que ha logrado“, dijo el representante de la Universidad de Cambridge.