Sacas las llaves, abres el buzón… ahí está la temida factura. Las facturas impresas y enviadas a nuestro domicilio aún no han sido sustituidas por otro formato al 100%, pero parece que dentro de poco podremos pagarlas a través, ya no de nuestro buzón de casa, sino de nuestro buzón del correo. Eso es lo que asegura la web Re/Code por unos documentos filtrados, y se podría comenzar a realizar a partir de finales de éste mismo año.

Gmail, que tiene aproximadamente 500 millones de usuarios, lleva un tiempo trabajando en un servicio cuyo nombre sería Pony Express. Actualmente muchos usuarios ya reciben gran cantidad de facturas en formato digital, y es más que probable que el siguiente paso sea pagarlas a través de la bandeja de entrada de su correo electrónico.

Los usuarios tendrían que facilitar información personal como el nombre o la dirección para verificar su identidad. Tras la verificación, el usuario podría pagar facturas introduciendo su número tarjeta de crédito o débito o la cuenta bancaria. Todo ello se organizaría en un apartado dedicado a Pony Express.

Se destaca, en otros detalles filtrados, la posibilidad de compartir facturas con contactos e incluso escanear o digitalizar documentos físicos para almacenarlos con el resto en este servicio.