El “rebrand” no es otra cosa que enfocar tu experiencia y marca de forma inteligente y positiva para tu futuro. Tener una marca personal es imprescindible para destacar, ¿cómo sabes cuándo necesitas darle un soplo de aire fresco?

El marketing será tu mejor amigo en esta tarea. Si ves que tu negocio mengua o tu currículo no funciona lo debes de hacer es reenfocar tu mensaje. Transmite que tu producto es imprescindible, debes de aprovechar de tus herramientas de persuasión y marketing para hacerte atractivo.

Adaptar tu trabajo anteriormente hecho a las necesidades actuales es otra tarea de “reinvención” en tu identidad laboral. Además de familiarizarte con las nuevas tecnologías debes de prestar atención al factor “actualidad”. Tu mensaje no es el mismo para todas las empresas ni clientes. Atento a lo que dice el mercado y podrás enfocarte correctamente.

Además, deberás saber qué puedes ofertar. Conocerte a ti mismo, conocer a tus posibilidades y a tu producto es tu tarea definitiva. Quizás no sepas tu potencial hasta que lo apuntas en una hoja. Tus virtudes laborales y cualidades que te diferencian a ti o a tu empresa, ¿las estás transmitiendo?

Por último debes de tener en cuenta cada cierto tiempo el factor de plenitud y satisfacción. Quizás tu marca personal ya no funcione porque no te hace feliz y tú has dejado de esforzarte igual. Pregúntate cada cierto intervalo de tiempo si es eso lo que quieres hacer, y si así sigue siendo, lucha por posicionarte atendiendo estos “rebrands”.