¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Que una entrevista no dé sus frutos y no te seleccionen para el puesto que solicitas es una cosa (de lo más normal en muchas ocasiones, no siempre se gana). Que el entrevistador o reclutador de una empresa nos coja manía, es otra bien distinta. Hay cosas que bajo ningún concepto debes hacer si no quieres que el entrevistador se ponga de los nervios y tu CV acabe en la papelera.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Llegar tarde. Por favor, si eres impuntual, ¡deja de serlo por un día! En una entrevista de trabajo se aconseja llegar incluso 10 minutos antes de la hora a la que te han citado. Demuestra interés (se supone que lo tienes). El entrevistador está haciendo su trabajo, cumple tú con el tuyo.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

No conocer nada de la empresa. Te van a preguntar qué conoces sobre ellos, y si se te queda cara de “nada”, estás perdido. Documéntate bien, porque tendrás muchísimo ganado.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Mal aspecto o mala educación, ya que tanto el aspecto físico (en cuanto a que estés correctamente vestido y aseado) como el que demuestres frente al entrevistador tendrán mucho que ver en la decisión que tome.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Criticar a un jefe de una compañía anterior. Da igual que te hiciese la vida imposible, que fuese un incompetente y un inepto, porque no se van a molestar en comprobarlo. Evita las críticas, porque el que va a quedar mal eres tú.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Divagar y no decir nada concreto. Respuestas de entre, mínimo 20 segundos, y máximo 2 minutos. Y cuanto más al grano vayas, mejor.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Hablar del salario en la primera entrevista de trabajo cuando ni siquiera sabes si van a seleccionarte para el puesto, te descarta de manera casi automática.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Ir acompañado de amigo/pareja/familiar. Pocas cosas gustan menos a un entrevistador que salir a recibirte a la sala de espera y que vayas “de la manita” de alguien. Somos mayorcitos, ¿no? Ve sólo siempre.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Ser apático o pesimista. Vale que las cosas están mal pero intenta demostrar alegría y optimismo. Vitalidad e ilusión por la oportunidad que te brindan con esa entrevista. Evita parecer desesperado.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Preguntar por algo que ya te han explicado. Aunque esto es de lo más lógico: a nadie le gusta que no le presten atención y que le vuelvan a preguntar algo que ya ha contado. Pues a una persona que se dedica a hacer entrevistas de trabajo, menos. Estás demostrando una falta de interés brutal.

¿Qué puede hacer que un entrevistador “te odie”?

Mirar el reloj constantemente. ¿Tienes prisa? Que no lo parezca. Debes ir con todo el tiempo del mundo a una entrevista, y si estás todo el rato mirando el reloj (de muñeca o de pared, da igual), quedarás fatal y al entrevistador no le hará ninguna gracia.

[td_smart_list_end]