Se encuentra, cómo no, en Liverpool. Ciudad que vio crecer a uno de los grupos musicales más importantes de la historia: Los Beatles.

Se vendió en una subasta celebrada en esa misma ciudad, en el Cavern Club, lugar donde Los Beatles actuaban a menudo a principios de su carrera, por el precio de 231.000 dólares (150.000 libras esterlinas) pagados por un comprador anónimo de Reino Unido.

McCartney se trasladó a esta casa de tres habitaciones con sus padres Jim y Mary en 1947, cuando tenía cuatro años, y vivieron allí durante seis años “Estamos encantados de haber vendido una pieza tan simbólica de Los Beatles y de la historia de Liverpool”, dijo Andrew Brown, director de la casa de subastas Country wide Property.

Lo cierto es que todo lo que tenga que ver con los Beatles tiene gran tirón en las subastas. ¿Por ejemplo? En 2010, un inodoro de John Lennon se vendió por 9.500 libras. Sin palabras. Además la casa de este último se vendió en 2013 por 480.000 libras, mientras que una antigua vivienda de George Harrison se adquirió por 156.000 libras el año pasado.