Ferrovial ha alcanzado un beneficio neto de 268 millones de euros y unas ventas de 6.054 millones en 2019, que representan un crecimiento del 5,5% sobre el año anterior. Así pues, la compañía presidida por Rafael del Pino ha conseguido saldar en ‘números negros’ el pasado año y revertir las pérdidas con que cerró 2018 y que venía contabilizando a lo largo de los tres primeros trimestres de 2019, gracias a las plusvalías cosechadas con la venta de la autopista malagueña Ausol.

Las ganancias de 474 millones que el grupo ha logrado con esta desinversión compensan las provisiones de 212 millones realizadas por los problemas detectados en varias obras de Estados Unidos y otros impactos negativos.

Los resultados de 2019 no incluyen la venta de la filial australiana de servicios Broadsprectrum, operación pendiente de cierre, con lo que no se anota las pérdidas de 270 millones que se estima acarreará.

Ferrovial recibió durante el pasado año un total de 718 millones de euros por los dividendos que cobra de los activos considerados como ‘joya de la corona’.

En concreto, la autopista canadiense ETR 407 le reportó 309 millones y su participación en el aeropuerto londinense de Heathrow otros 145 millones, mientras que logró otros 166 del primer dividendo de una de sus autopistas de Texas.

Asimismo, etre las propuestas de acuerdos sometidas a la Junta se encuentra la aprobación de un programa de retribución al accionista (dividendo flexible) en términos similares a los de los seis años anteriores, que sería equivalente al pago de un dividendo aproximado de 0,75 euros por acción.

Hombre del día: Ignacio Madridejos, CEO de Ferrovial