Y es que según éste estudio los empleados que conocían el sueldo del resto y veían que el suyo era menor, sentían una gran insatisfacción y tendían a buscar un nuevo puesto de trabajo en otra empresa.

Esto es algo completamente lógico, ya que ver que otras personas que desempeñan el mismo trabajo que tú cobran más, es de lo más irritante. Y es que según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el principal condicionante para que un trabajador gane más que otro, son los requisitos educacionales y de esta forma, el salario anual crece a medida que aumenta el nivel de estudios.

Pero lo más recomendable para cualquier empresa es equiparar los salarios para que éste factor no influya en la productividad y desempeño de la actividad profesional.

“Las diferencias salariales sólo se entienden por aspectos como años de experiencia, cantidad de responsabilidades, logros o resultados, más allá de que se trata de hombre o de mujer, de dónde provenga o cuáles sean sus ideas. Si se consideran estos aspectos estamos hablando de discriminación”, señala Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España.