Desde cantantes como Bono, de U2, o Andrea Bocelli, hasta políticos como Angela Merkel o el mismísimo Obama que acudirá a esta edición. La finalidad de la reunión está clara: concienciar al mundo y servir como escaparate para inspirar la economía mundial. Sus más de 3000 participantes han elaborado una agenda, con los temas que urgen solucionar, aunque las perspectivas económicas globales dicen “no estar muy claras”:

-Estudiarán la decadencia y fracaso de los gobiernos que malograron el 2014

-Entre las causas, los fenómenos naturales que fatigan regiones sin recursos

-La guerra y conflictos entre estados se postulan como un temas principales, dadas las circunstancias actuales

-Lo referido en cuanto a la expansión económica del Banco Central Europeo

-La volatilidad de los mercados internacionales

Según afirma Klaus Schwab, fundador del foro: “Davos intenta ser la voz y el signo de exclamación de la actualidad”. Entre sus representantes políticos estarán los líderes de Palestina, Israel, Rusia e Irak, junto al primer ministro Chino.

De las relaciones obtenidas en los días duraderos se finalmente intentará fomentar la igualdad de género, el desarrollo del emprendeurismo o temas como salud y robótica.