Lo primero, no te sientas mal por estar demasiado cualificado para tu trabajo. Intenta asegurarte de que así es, y si después de un tiempo percibes que las tareas que realizas “se te quedan pequeñas”. Intenta comunicarlo en la empresa, y si crees que no es conveniente, tienes dos opciones: o esperas a que te otorguen un cargo más adecuado para ti o buscar otro empleo.

Mientras tanto, te vamos a mostrar una pequeña guía para sobrevivir a tu día a día en un trabajo para el que estás sobrecualificado.

1. Averigua si solo es algo temporal. Para ello tendrás que tener paciencia. Puede que solo sea durante un periodo de tiempo hasta que confíen en darte más responsabilidades.

2. Si estás seguro, comunícalo a la empresa. Solamente si crees que es conveniente. Puede que no tomen medidas en el momento, pero seguro lo tendrán en cuenta para un futuro.

3. Ante todo, humildad. No te muestres superior a nadie. Simplemente crees que tu trabajo se te queda pequeño, pero eso no quiere decir que seas mejor que otros.

4. No dejes de buscar. Aunque tengas un empleo, si crees que mereces uno mejor, no te conformes y sigue buscando.

5. Intenta mostrar entusiasmo. Vale, no estás contento con tu cargo, pero que no se note. Si muestras tu malestar puede hacer que parezca justo lo contrario a estar sobrecualificado y que te terminen echando.