1. Aprende a persuadir. Trabaja para que tus habilidades verbales mejoren y puedas venderte adecuadamente como candidato. Es importante que tus cartas de motivación y tus entrevistas de trabajo reflejen tu personalidad y tus habilidades para el desempeño del puesto.

2. Cuida tu currículum vitae. Es importante que tengas en cuenta el perfil de empresa al que vas a enviarlo. Trata de hacerlo lo más atractivo y comprensible posible pero siempre pensando en el sector para el que va dirigido ya que si es más creativo deberías cuidar más el aspecto visual y tipográfico.

3. Renueva tus tarjetas y fotografías profesionales. Entregar una tarjeta de presentación de hace, ya, varios años o presentar tu currículum con una fotografía en la que ya no te parezcas no dará muy buena imagen a la empresa que te esté considerando como candidato. Cuida tu imagen.

4. Reorganiza tu portfolio. Destaca aquellas actividades más recientes y relacionadas con el puesto al que estás optando para que sean las que prioricen y las que más tengan en cuenta. De esta forma durante las entrevistas presenciales te preguntarán, mayoritariamente, sobre esos puntos y podrás centrarte en ellos.

5. Mantenerse informado. No pierdas de vista las novedades de tu sector a través de distintos blogs, artículos y noticias para ir conociendo las últimas novedades. Además siempre puedes animarte a escribir tu mismo compartiendo tus opiniones y conocimientos.