Antes de dejar tu trabajo, debes tener las cosas bien atadas. Sobre todo, intenta terminar bien con tus compañeros y jefes. El mundo profesional da muchas vueltas, y no sabes con quién te puedes encontrar años después.

1. Avisa con tiempo en la empresa para no dejarles colgados. Así tendrán espacio para buscar un sustituto a tu cargo.

2. Vacía el ordenador que has estado utilizando este tiempo. Seguramente quieras llevarte algunos archivos para tu uso personal.

3. Revisa y vacía tu correo electrónico corporativo y dale tu cuenta personal a las personas con las que quieras seguir en contacto.

4. Intercambia tu número de teléfono con compañeros que puedan servirte como contactos profesionales.

5. Si tienes tiempo de conocer a tu sucesor, intenta ayudarle en la integración laboral. Y enséñale lo básico para poder realizar el trabajo que tú abandonas.