1. Ponerlos a prueba. Trata de proponer planes de acción o problemas del entorno diario de tu compañía de desarrollo a tus trabajadores para averiguar su capacidad y método de reacción. Así siempre sabrás a qué atenerte.

2. Referencias. Durante la entrevista pregúntales sobres sus trabajos anteriores para saber si sus referencias son reales. Más allá pídeles que expliquen algún episodio donde tuvieran que reaccionar ante una situación complicada o dirigir algún equipo dentro de alguna otra empresa.

3. Capacidad de colaboración. Preocúpate por encontrar profesionales con ganas de formar parte de un equipo y de contribuir para hacer crecer y completar tu proyecto. Busca personas inteligentes, eficaces y motivadas que destaquen por su capacidad de trabajo y perseverancia.

4. Crear una imagen y ambiente positivo. Ten en cuenta que la imagen que tus clientes y los posibles trabajadores tengan de tu empresa es vital para la compañía. Si los consumidores creen que tu compañía es buena y ética pero no desean comprar tus productos y nadie quiere trabajar con vosotros entonces hay algún problema.

5. Lenguaje claro y sencillo. Tu credibilidad es vital así que trata de que todo tu equipo habléis de la misma forma. Sé directo y sincero con ellos pero sin demostrar tu superioridad, de esta forma aumentarás la confianza dentro de la empresa.