Es un problema muy común. Para no aceptar que realmente estás mal en el trabajo, muchas veces intentas buscar las cosas “no tan malas” que te hacen aguantar.

Nosotros te recomendamos que si tu trabajo comienza a dañarte personalmente, es mejor que lo abandones. Mientras tanto, intenta buscar otro empleo para no quedarte sin trabajo, si es tu única fuente de ingresos.

Ahora te vamos a mostrar diferentes mentiras que muchas personas se dicen a sí mismas para aguantar en un empleo que no les gusta.

1. “Todos los sitios son iguales”. No te consueles pensando que no estarías mejor en otro lugar, porque es realmente una mentira para no sentirte tan mal.

2. “Es solo una mala racha”. Puede que sí lo sea, pero depende cuánto tarde esa “racha” y cuánto te afecte a tu vida personal, debes saber si estás preparado para ello.

3. “El jefe no es malo, es especial”. Si tu jefe te trata mal, eres la primera persona que debe afrontarlo. No debes soportar que nadie te trate peor de lo que te mereces. Y ninguna persona se merece que la traten mal.

4. “Los compañeros son simpáticos”. Digamos que si esto no es un autoengaño, es que eres muy poco profesional. Ya que esa no es una razón para quedarte en un trabajo en el que no te sientes cómodo.

5. “Mi trabajo recibirá su recompensa”. Está bien que pienses eso, pero márcate una meta. Y si no se cumple en ese tiempo. Prueba a pensar que quizá no te estén valorando como te mereces.