1. Honestidad
Lideras una compañía pero no debes perder de vista tu ética personal y profesional a la hora de actuar. Aquellos valores que te definan como persona serán también los que definan a tu empresa.

2. Sentido del humor
Sé positivo, las dificultades a las que te puedas enfrentar siempre podrán resolverse y servirán para fortalecer y mejorar tu negocio. La moral está vinculada con la productividad y no debe ceñirse sólo a tus empleados, también debe estar presente en ti mismo. Si integras y mantienes el humor en el entorno de tu empresa tu equipo de trabajo se sentirá más feliz y con mejor humor para luchar por sus objetivos.

3. Creatividad
Innova y crea cosas nuevas para obtener resultados diferentes, aquellas mentes capaces de ver más allá y modificar lo establecido consiguen siempre llegar más lejos. Es importante que como líder no te encasilles y no elijas las opciones más fáciles o sencillas si no que trates de ver hacia donde quieres que se desarrolle el ámbito de tu empresa y cómo quieres orientar tu compañía. Está en tus manos que tu negocio se convierta en algo diferente y sirva como referencia para otros.