Los freelance están cansados de escuchar que tienen mucha suerte. Los empleados de oficina dicen envidiarles por poder trabajar a distancia y tener horarios flexibles, pero no son conscientes de la autodisciplina que hay que tener para rendir como trabajador freelance. No es todo tan bonito como se imaginan.

La interacción humana es necesaria en el día a día, acostumbrarte a no tener relaciones durante la jornada laboral puede resultar muy duro. Depende de la personalidad de cada uno, incluso puede afectar a las emociones. Por eso, es recomendable estar en contacto con las personas que trabajas, a través de las diferentes formas de comunicación. Y además, salir de tu lugar de trabajo y relacionarte con otras personas cara a cara.

Si eres freelance te aconsejamos que te apuntes a actividades de grupo en las que te relaciones con otras personas. Así podrás equilibrar la balanza de tu soledad y sentirte más acompañado en tu día a día.