Soy bastante escéptico con las definiciones de Google pero en esta me
encanta lo de “se distingue por su perfil de riesgo / recompensa”. Básicamente, esto de lo que va es de incertidumbre.

La forma de dirigir las empresas, de comportarse de los empleados, de tratar al cliente ha cambiado radicalmente y la gran mayoría de cosas que valían hace 5 años han quedado totalmente obsoletas. Es hora de cambiar y hacerlo rápido. Es hora de darse cuenta que hoy en día, una pequeña ‘startup’ puede comerse tu negocio en un abrir y cerrar de ojos.

¿Estás dispuesto a permitirlo?
Hay una serie de conceptos que deberían estar calando hondo en toda
empresa que quiera tener algo de futuro:

Experimentación
Ya no se trata de largas reuniones donde se aplaza constantemente la
salida de un proyecto por decisiones meramente subjetivas y poco
fundamentadas. Se trata de experimentar, de probar y salir rápido al
mercado para validar hipótesis de nuestro cliente. Cuanto antes pruebes en real, menos dinero gastarás y más feedback útil obtendrás: todo ventajas, ¿a qué tienes miedo?

Multidisciplinaridad
La especialización no está de moda. El perfil ideal es el pi-shaped, que
habla de dos grandes bloques de experiencia separados (de ahí la forma pi). Las empresas necesitan empleados con un talento único y amplio conocimiento en más de un área.

Diversión
La diversión fomenta la creatividad, el compañerismo, el trabajo en
equipo, etc. no hay más discusión posible. Esto no va de hacer un day-off al año y hacer paintball, esto va de generar dinámicas constantes que provoquen que los empleados sientan que están pasando, al menos, un tercio de su día, en el sitio apropiado. Hay muchos clichés, mitos establecidos, y si queremos crear empresas con futuro debemos romperlos: pasarlo bien en el trabajo implica, automáticamente, trabajar mejor y por lo tanto, mejorar los resultados.

Necesidad vs funcionalidad
Los escasos recursos que tiene una ‘startup’ hacen que estas estructuras piensen siempre en la necesidad y no en la funcionalidad. Sería muy bonito hacerlo todo, pero, ¿qué es lo estrictamente necesario para nuestros usuarios? Hacer más con menos es vital si queremos jugar en ligas más creativas y sorprender a nuestro cliente.

Transparencia
Una ‘startup’ no esconde ninguna de sus decisiones a nadie. Toda la
estructura es participe de decisiones y seguimiento constante. Se busca la transparencia desde un inicio para evitar problemas derivados que la falta de ésta genera: cuchicheos, engaños, malos entendidos, etc.
En Buffer y Stripe, dos empresas americanas, los salarios, beneficios y
otros datos importantes son públicos a toda la empresa. Cuando
compartes información, eliminas el riesgo de generar debates
sobre temas que frustran y generan tensiones.

Luchar por el usuario
Lo importante de toda esta historia no eres tu. Lo importante de todo es el producto o servicio que tienes y a quien va dirigido. Sobre todo esto último: a quien va dirigido. Si entiendes que esto es lo primero y más importante entenderás que lo que tienes que hacer ahora es preocuparte y luchar por todos y cada uno de tus usuarios. Esto es lo que está haciendo grande a empresas como Pepephone, por ejemplo.

Pasión
Y por último y no menos importante, la pasión por lo que se hace. Las
empresas deben contratar, única y exclusivamente, empleados que estén 100% comprometidos y apasionados por trabajar en tu empresa antes de trabajar en ella. Esto garantiza el éxito del trabajo que se realizará. Para ello, es vital que la empresa se muestre hacia afuera, sea cercana, transparente y comparta una visión y misión éticas y con sentido para y con sus usuarios.

La transformación, aunque compleja, es posible. Solamente necesitamos intención y hacer pasos de gigante sin miedo a equivocarnos. Hay que provocar más el fallo y aprender de él, esto hará que el siguiente paso vayas el doble de rápido.

Lucas García es CEO y fundador de Social Mood