Las empresas se benefician de estos emprendedores, ya que sus competencias son exactamente iguales que las de aquel que lidera un proyecto empresarial, pero esta vez lo hace dentro de la compañía.

Para aquellos que les cueste arriesgar, esta es una buena opción, ya que no te enfrentas solo a iniciar un camino emprendedor, tienes una empresa que te respalda. Te vamos a mostrar cómo es un intraemprendedor en el trabajo, ya que quizá eres uno y no te has dado cuenta.

1. Lideran proyectos, aunque ese no sea su rol. Terminan asumiendo ese puesto dentro de los equipos, porque no pueden evitar su liderazgo.

2. Son activos en las reuniones. Proponen ideas o dan su opinión sobre las tareas que se le asignan. No asumen las responsabilidades sin más.

3. Son inconformistas. Como ya hemos dicho, no asumen las responsabilidades sin haber dado antes su opinión. Sobre todo si no están de acuerdo con aquello que están realizando. Esto puede ayudar a las empresas a mejorar, ya que mostrará los puntos con los que no está conforme.

4. Ayudan a sus compañeros. Siempre están implicados en que el trabajo salga bien, y si para eso necesitan ayudar a los demás, lo hacen sin problema.

5. Son buenos comunicadores. Puede que incluso sean portavoces en muchas ocasiones para dar la cara por sus compañeros, o por la empresa.