De carácter marcadamente internacional y con una amplia red comercial que le permite exportar tejidos a todo el mundo, esta empresa valenciana centenaria –fundada en 1903– ha creado un modelo de negocio vertical que engloba desde la hilatura, índigo y tejeduría hasta la tintura y acabados especiales. Al contrario de lo que podría parecer, los años no le pesan y la firma se ha ido adaptando al cambio de los tiempos: comprometidos con la innovación y la sostenibilidad 360º a todos los niveles organizativos (económico, social, laboral y ambiental), éstos se han convertido en sus pilares clave. “Implementamos las técnicas sostenibles más punteras en el proceso industrial, cosa que nos han permitido ser pioneros en nuestro sector. Prueba de ello es que Tejidos Royo ha sido la primera empresa textil europea en utilizar materias primas de bajo impacto (reciclado pre-post consumer, Tencel® y fibras de origen orgánico) para la creación de sus tejidos. Además, tras más de 10 años de investigación y desarrollo, ha sido precursor en la tecnología de tintura con espuma, que hoy se ha convertido en Dry Indigo®, una tecnología única capaz de tintar hilo índigo sin utilizar agua”, comenta José R. Royo.

En sus plantas –dos dedicadas a hilatura y tintura y dos más de tejeduría y acabados– Royo fabrica tejidos de dos tipos: Indigo y Sportswear, cubriendo toda la cadena de valor en el desarrollo de telas. La historia de la empresa está marcada por el desarrollo de las técnicas de proceso industrial más avanzadas. “Llevamos más de un siglo investigando, desarrollando y fabricando nuestros productos en España, siguiendo altos estándares de calidad y parámetros sostenibles trazables a lo largo de toda la cadena de valor”, dice el CEO de la firma. En la actualidad, exporta tejidos a más de 30 países con clientes como Inditex, Wrangler, El Corte Inglés, Hugo Boss, Diesel, Brax o Banana Republic, entre otros.

Continua innovación

Si de algo está orgulloso el directivo es de su equipo humano: “Tenemos los mejores profesionales de la industria. Son personas que dan el máximo de sí mismas y no se rinden antes las dificultades a la hora de crear métodos, artículos o procesos que no existen en el mercado”. Tiene claro que la clave, para distinguirse y consolidar su fuerza dentro del sector, está en anticiparse a los cambios. Y para ello se hace indispensable, además de una continua apuesta por la innovación tecnológica en los procesos industriales, un equipo de trabajo verdaderamente experimentado. “El equipo humano es la razón del éxito de esta empresa y lucharemos por y con ellos para seguir otros 100 años más. Ya estamos en la cuarta generación y tenemos mucha sabia nueva… El futuro ya ha comenzado en Tejidos Royo”.

La sostenibilidad se ha convertido en palabra fundamental en todos los procesos y decisiones: “Entre nuestras prioridades está la optimización de los impactos ambientales y la eficiencia en recursos. Tejidos Royo es motor de la actual Revolución Industrial Textil con el desarrollo de la tecnología Dry Indigo®. Tras años de investigación, gracias al know-how del equipo de I+D, en colaboración con Gastón Systems Inc. e Indigo Mill Designs (IMD), hemos conseguido modificar el proceso de tintura de Indigo convencional, eliminando, en dicho proceso la materia prima imprescindible hasta el día de hoy: el agua. Dry Indigo® rediseña un nuevo sistema de tintura mediante espuma. Gracias a ella usamos 0% de agua en el tintado, eliminamos totalmente el vertido de aguas residuales, reducimos el uso de energía en un 65% y un 89% de productos químicos”.

El desarrollo de esta nueva tecnología sostenible implica la optimización del proceso de producción en su conjunto, sin mermar las garantías de calidad que ofrecen a sus clientes. Gracias a esta innovación, la firma pudo poner en marcha el proyecto “One million Liters”, una revolucionaria iniciativa con un concepto claro: donar 1 millón de litros ahorrados gracias al sistema Dry Indigo, a causas sociales que necesitan este recurso para vivir. “Queremos demostrar cómo cambiando parte del proceso, se puede acelerar el cambio hacia una industria textil más sostenible”. En 2019, el primer millón de litros ahorrados fue entregado a UNICEF para sus programas de agua y saneamiento. Para la donación de 2020, el objetivo ha sido sensibilizar a la industria y los consumidores, haciéndoles partícipes a través de un concurso internacional, invitándoles a elegir la causa a la que donar el próximo millón de litros. “La campaña se llevó a cabo en noviembre. A mediados de enero conocimos el proyecto al que donar este segundo millón de litros de agua: la Escuela Primara de Chakaka en Benga, Malawi. El objetivo es permitir el abastecimiento de agua potable en la escuela, a la que acuden más de 1.500 niñas y niños”.

Puestos a hablar de los grandes retos de la industria textil europea (y española) ante la dura competencia asiática, Royo asevera que el futuro del textil pasa necesariamente por la economía circular, la sostenibilidad y la digitalización. “Se trata de una reinvención irreversible del sector que implica cambios profundos a todos los niveles de la cadena de valor. Y si hablamos de una empresa textil, que sigue creyendo que hay futuro fabricando en España, Europa, los retos son muy diferentes: la energía que no para de subir, haciéndonos menos competitivos; los salarios que aumentan cada año; la inestabilidad política; la guerra comercial USA/China hace que nuestros clientes internacionales tengan que cambiar sus plataformas logísticas, creando inestabilidad y dudas y alargando así las decisiones de compra; los aranceles a la importación de tejidos de algodón; flexibilidad, flexibilidad, flexibilidad… Hay que ser dinámicos”.