1. “No considero que se valore mi trabajo como debería.”
Valorar a un empleado es algo absolutamente fundamental si quieres que siga contigo y no te cambie en cuanto encuentre a alguien que realmente lo haga. Se puede valorar el trabajo de una persona de muchísimas maneras, pero la mejor es hacérselo saber con buenas palabras en el momento adecuado, que se sienta querido y reconocido en la empresa. Por supuesto también tiene que evolucionar, tener más responsabilidades y una remuneración adecuada a sus logros.

2. “Me encuentro estancado como profesional, no evoluciono.”
Quizás no te has dado cuenta de que hay trabajadores en tu empresa que llevan años estancados en el mismo puesto, en el mismo tipo de trabajo. Eso desgasta muchísimo y en cuanto le ofrezcan a tu empleado realizar algo distinto y motivador, se irá. Intenta promover la promoción y evolución de tus empleados si no quieres que se vayan de tu lado.

3. “La relación con mis superiores es demasiado mala o incómoda”
Ya sabemos que no hay nada peor que un mal jefe, alguien que no te hace sentir bien en tu puesto de trabajo. Es uno de los motivos principales por las que una persona abandona su trabajo. Estar en constante tensión y mal ambiente cansa mucho, demasiado. Por eso intenta mejorar como profesional para estar al lado de tus empleados siempre que lo necesiten.

También te interesa…

La importancia de reconocer los méritos de tus empleados
Cómo motivar a tus empleados para que trabajen en equipo
¿Qué hace un buen líder cuando sus empleados se implican?