1. Si no tienes el equipo correcto contigo, estás acabado.
Es la base fundamental para el buen funcionamiento de un negocio: contar con las personas adecuadas para cada uno de sus departamentos. Por muy bueno que sea un empresario, de nada vale si no se rodea de los mejores trabajadores de cada sector. Un mal empleado puede hundir la empresa más próspera.

2. Tienes que adoptar una mentalidad de ventas desde el minuto cero y aplicarlo cada día de tu vida.
Vender, vender, vender y vender. Ese tiene que ser el centro de gravedad sobre el que gire tu negocio. Tienes que comenzar desde el principio a tener una mentalidad comercial y vendedora para lograr superar siempre tus objetivos de ventas. Por supuesto es importantísimo el buen trato el cliente como parte de ese carácter comercial.

3. No está mal llevar a tus clientes a tu terreno “poniendo las cosas bonitas”
No se trata de engañar, sino de engalanar. Forma parte del carácter comercial que adoptan los empresarios y consiste en mostrar las cosas lo mejor posible. Es normal que en cualquier empresa encontremos una “pata que cojea” pero la clave está en disimularla lo más posible ante los clientes.

4. Mejor cuanto menos presupuesto te lleve
Hay cosas en las que no se puede recortar. Pero hay otras más nimias en las que una empresa despilfarra. Y ese es otro de los lemas de los empresarios: recortar en aquello menos importante, es decir, mejor cuanto menos presupuesto de la empresa se dedique a ello.

5. El tiempo es el mayor tesoro
Cuando alguien se convierte en emprendedor, en empresario, el tiempo comienza a ser lo más valorado que tiene en la vida. Hay que aprovechar cada segundo, porque perder el tiempo es perder dinero, perder clientes, perder ventas.

También te interesa…

¿Qué hacen los empresarios seguros de sí mismos?

25 empresarios que debes seguir en Twitter

Las 5 cosas que los empresarios exitosos deben hacer cada día